Vampiros de la energía en el hogar

Mucha gente nos pregunta sobre cuáles son los aparatos que más energía consumen cuando están apagados, denomiados “vampiros de la energía“. Se refieren a aquellos aparatos que permanecen enchufados o en “stand by” y que siguen consumiendo mucha más energía de lo que creemos aunque no los estemos utilizando.

El frigorífico se lleva hasta un 30,6% de la energía de nuestros hogares y dejar los aparatos en «stand by» gasta más que poner el aire acondicionado durante los tres meses de verano.

vampiro3

Según el «Estudio sobre consumo energético del sector residencial en España» de IDAE, realizado en junio, los hogares españoles gastan de media 990 € anuales en consumo eléctrico. Son evidentes las muestras de “malgasto” de energía en el hogar y que se realizan de forma habitual. Además, esto puede ir a más dado que as operadoras no han cesado en su empeño de solicitar una subida de los peajes para combatir el déficit de tarifa.

A continuación, os indicamos los 10 aparatos que más energía gastan estando apagados y algunas recomendaciones para poder reducir tu factura.

  1. Frigorífico: supone alrededor del 30,6% de la energía que consumimos en el hogar. Pero esto se puede reducir de forma sencilla. Es clave asegurar que esté en óptimas condiciones, no dejar la puerta abierta más tiempo del necesario y controlar que la temperatura sea la adecuada. De hecho, muchos solemos tener la temperatura muy por debajo de lo necesario. Del mismo modo, introducir alimentos excesivamente calientes puede hacer que su consumo se dispare.
  2. El ordenador o PC: este equipo, indispensable en cualquier oficina u hogar, solemnos dejarlo encendido durante días, lo cual no solo reduce su vida útil, sino que además puede llegar a consumir hasta 80W/hora. Y si lo dejamos en modo reposo, su consumo puede llegar a los 21W/hora. Por lo tanto, es muy recomendable apagarlo cuando no se vaya a utilizar.
  3. Microondas: sabemos que cuando lo usamos consume bastante energía, pero si por casualidad dejamos la puerta abierta, puede llegar a consumir 25W/hora, y estando cerrada puede llegar a los 3W/hora.
  4. TV: a pesar de que muchos televisores modernos disponen de pantallas ahooradoras de energía, estos aparatos pueden llegar a consumir 3W/hora en modo stand-by.
  5. vampiro2

  6. Lavadora: puede llegar a suponer un 11,8% de la energía que consumimos en casa. Para evitar consumos extras es recomendable no ponerla a media carga, utilizar programas de lavado en frío y lo más cortos posibles, lo cual supondrá menos energía y menos agua, con su consiguiente ahorro.
  7. Horno/Vitrocerámica: asumir ciertos hábitos con estos aparatos nos pueden ayudar a la hora de ahorrar en la factura. Por ejemplo, cuanto más pequeño sea el recipiente, menos consumen. Del mismo modo, es recomendable tapar a la hora de cocinar y apagar antes de tiempo aprovechando el calor residual. También es importante evitar abrir la puerta del horno durante su uso.
  8. Lavavajillas: este es otro de los aparatos que debemos tener muy en cuenta su etiquetado de consumo energético (A, B, C, D, E…). Supone en torno al 6,1% de la energía, y para ahorrar podemos llevar a cabo acciones igualq eu con la lavadora como elegir programas cortos, baja temperatura y aprovechar al máximo su capacidad.
  9. Cargador de móvil: muchos de nosotros solemos dejar enchufados los cargadores de nuestros móviles o smartphones, y este pequeño aparato puede consumir mucha más energía de la que nos imaginamos.
  10. Teléfono inalámbrico: aparato indispensable que está constantemente conectado y cargando, puede ser un auténtico vampiro de la energía, llegando a consumir 2,9W/hora.
  11. Equipos de audio/video/videoconsolas: aparatos como microcadenas, DVD y videoconsolas pueden llegar a los 14,4W/hora sin estar apagados del todo.

Y por último, pero no menos importante, hay que tener muy en cuenta los sistemas de iluminación del hogar/oficina. Sobre todo en invierno, la iluminación se lleva una parte muy importante del consumo energético. Para evitarlo, es fundamental aprovechar al máximo la luz natural, utilizar colores claros para las paredes y techos, instalar reguladores de consumo y sustituir siempre que se funda o estropee alguna bombilla por una tipo LED. En aquellos espacios donde vayamos a permanecer más tiempo, es recomendable emplear sistemas de iluminación LED como por ejemplo en la cocina. También es recomendable utilizar regletas con función de apagado para que apagando dicha regleta, podamos desconectar todos los apratos enchufados a ella.

vampiro1