¿Qué bombilla LED debo comprar para ahorrar en la factura de la luz?

A todos nos preocupa el ahorro, y más si cabe en los recibos de luz, gas, agua, etc. Para ello, es muy importante realizar un consumo responsable además de disponer productos eficientes. Y si nos referimos al consumo energético proveniente de la luz, las bombillas LED son un gran aliado.

Cuando nos decidimos a adquirir una bombilla LED y debemos elegir un modelo adecuado, es normal que nos surjan dudas respecto a su precio y prestaciones. Hay una gran cantidad de modelos y características que hay que valorar para acertar al realizar la compra.

Por eso, desde KrugerLED hemos desarrollado esta pequeña guía de compras para ayudaros a elegir la bombilla LED que más se adecue a nuestras necesidades.

¿POR QUÉ LED?

Actualmente, dentro del amplio mundo de las lámparas, las Led son las que mejor consideración tienen. Son los modelos más eficientes a la hora de producir luz, suponiendo una media de ahorro de un 80% respecto a las incandescentes, pero también tienen cierta ventaja respecto las de bajo consumo clásicas. Por ejemplo, una bombilla LED de 14W tiene una equivalencia de unos 100W de una incandescente, y unos 20W de una de bajo consumo.

Incandescente Halógenos Fluorescente LED
30W 25W 8W 3W
60W 50W 14W 8W
75W 60W 17W 12W

 

Más opciones, menor consumo, menos contaminantes y con vida útil más larga, pero también mucho más caras que las de bajo consumo

 

VENTAJAS

Una de las principales ventajas de la tecnología LED, además de la mayor eficiencia, es el gran aumento en la vida útil de la lámpara, situándose en muchos casos por encima de las 40.000 horas.

Otra ventaja de los LED es su encendido instantáneo y la gama de colores a elegir según su temperatura de color. Además, pueden ser regulables y resultan menos contaminantes al no tener mercurio (muy presente en las fluorescentes).

Igualmente, cabe destacar las posibilidades que ofrecen las LED en cuanto al diseño, permitiendo adaptarse a formatos clásicos como a los más modernos, algo que el resto de bombillas tienen más difícil conseguir.

comercio-led

¿Y POR QUÉ NO?

Teniendo en cuenta todas estas ventajas, ¿por qué dudamos a la hora de pasarnos al LED? Su principal hándicap es su coste. En el entorno doméstico, a diferencia de entornos empresariales y/o industriales y espacios públicos (donde la amortización se puede hacer en 2, 3 o 4 años), el cambio por tecnología LED no permite una amortización de la inversión a corto plazo (de media, en un hogar sería de unos 10 años), por lo cual, sólo tendría sentido cuando haya que sustituir una bombilla fundida o que se ha roto. Muy diferente es el caso en empresas o espacios públicos, donde el consumo es muy elevado, y es muy aconsejable su sustitución, ya que una vez amortizada la inversión, el ahorro es muy importante, y aún mayor a medida que vaya pasando el tiempo.

Otro aspecto a tener en cuenta es la calidad de las bombillas LED que vayamos a adquirir, ya que las diferencias son muy notables de una marca a otra. De hecho, en marcas “baratas” es muy habitual que partes electrónicas fallen antes de tiempo, o puede ser que su luminosidad descienda antes de lo debido por aspectos como el material difusor, el cual hace que su temperatura ascienda, reduciendo su vida útil.

led-vs-incandescente

¿CÓMO ELEGIR UNA BOMBILLA LED?

Cuando tengamos que sustituir una vieja bombilla, no sólo debemos considerar su diseño, el casquillo o el precio del producto, sino que deberemos fijarnos en sus especificaciones para elegir la más adecuada:

  • POTENCIA: se mide en vatios (W) y se refiere al consumo de la bombilla. Cuanto menor sea, menos consumirá.
  • EQUIVALENCIA EN VATIOS: se trata de potencia equivalente con respecto a una bombilla incandescente.
  • EFICIENCIA ENERGÉTICA: marca la eficiencia de la bombilla (clase A+, A, B, C…)
  • FACTOR DE POTENCIA: cantidad de energía que la bombilla transforma en luz (escala de 0 a 1). Por encima de 0,7 se considera de calidad.
  • FLUJO LUMINOSO: cantidad de luz que produce una bombilla medida en lúmenes (lm). Cuanto mayor sea el flujo respecto a la potencia, mejor bombilla será. De media, 1W=70 lm
  • VIDA ÚTIL: indica la cantidad de horas que la bombilla funcionará de forma óptima.
  • CICLOS DE ENCENDIDO: nº de veces que podemos encender/apagar la bombilla manteniendo su estado óptimo.
  • TIEMPO DE ENCENDIDO: tiempo que va desde que se enciende hasta que la bombilla alcanza el 60% de su luminosidad.
  • FACTOR: es el porcentaje de flujo luminoso que el fabricante asegura cuando hayan transcurrido las horas de vida útil en las condiciones establecidas. Una cifra de 0.7 suele ser adecuada.
  • REGULABLE: cuando sea el caso, vendrá indicado que la bombilla es regulable (dimmable).
  • TEMPERATURA DE COLOR: medido en grados Kelvin (K), se refiere al tono de luz de la fuente. Cuanto más alto, más fría y azul, y cuanto más baja, más caliente y roja.
  • TONO DE LUZ: la temperatura de color en lenguaje coloquial (cálida, fría, neutra…).
  • ÍNDICE RENDIMIENTO CROMÁTICO: Representa la fiabilidad de la luz en comparación con la luz natural. Va entre 0 y 100 y cuanto más alta es, más calidad de luz nos proporciona.
  • ÁNGULO HAZ DE LUZ: ángulo de apertura del haz de luz (a considerar saegún nuestras necesidades).

temperatura_color

La oferta en el mundo de la iluminación LED es enorme, y sigue creciendo día a día. Muchos se decantan por productos más baratos de marcas desconocidas, pero este suele ser un error muy común y por eso debemos ser cautos a la hora de elegir qué producto comprar.

Es muy importante contar con fabricantes de calidad; por ello, en KrugerLED sólo trabajamos con los fabricantes de chips y drivers de las mejores marcas, gracias a las cuales estamos seguros de la calidad en todos y cada uno de nuestros artículos asegurando la satisfacción de nuestros clientes.

marcas_led

A continuación os dejamos una tabla donde hacemos una comparación entre bombillas convencionales y su equivalente LED, con el ahorro estimado que supondría su sustitución:

Ver tabla